“Madame Serpent”

Si por algo Italia es de mi interés, mucho tiene que ver el gran número de personajes históricos que han nacido en su territorio y que son responsables de horas de lecturas imperdibles. Una de esas figuras nació en el seno de la familia Medici: Catalina de Medici.

Catalina fue una mujer gustosa por la comida, experta en la caza, obsesionada con la astrología y madre de nueve hijos; sin duda alguna, estas son características que definen muy bien a  una mujer que por algo fue mal llamada Madame Serpent.

Catherine-de-medici

SUS PRIMEROS AÑOS

Del matrimonio de Lorenzo de Medici y Magdalena de la Tour d’Auvergne, ya varios siglos atrás, nace Catalina María Rómula de Lorenzo de Medici el 3 de Abril de 1519; mejor conocida como Catalina de Medici. Sería Clemente VII, su tío abuelo, quien la “cuidaría” como resultado de su prematura orfandad ocasionada por la peste que afectó a sus padres. Desde entonces, el destino de la apodada “La Florentina” apuntaba a no ser de lo más agraciado.

Alrededor de entre los 9 y 11 años de edad, Catalina fue escondida en conventos dentro de territorio Italiano como resultado del denominado Saco de Roma, periodo en que el Papa perdió poder y la familia Medici corrió gran peligro. Por fortuna la revuelta cayó y Clemente VII arregló, por su conveniencia, con el Rey de Francia, Francisco I, casarla con el heredero a la corona francesa.

Con tan solo 14 años de edad y en Marsella, Catalina contrae nupcias con Carlos de Orleans, quien años más tarde sería nombrado Enrique II. De este matrimonio nacerían sus siete hijos: Francisco II, Carlos IX, Enrique III, y Francisco de Anjou, Isabel, Claudia y Margarita. Los tres primeros serían reyes de Francia sin descendencia alguna;  y sus hijas, reinas consortes. Isabel se casaría con Felipe II de España; Claudia con el duque de Lorena; y Margarita con Enrique IV de Francia.

MATRIMONIO DE INFIERNO

Durante casi todos los años de vida de Enrique II la relación con Catalina fue fría; así lo hace ver Lorenzo de’ Medici en el libro “Los medicis, nuestra historia”:

“No contento con despreciarla y mostrarle su odio en público, se enamoró de Diana de Poitiers, una mujer veinte años mayor a él, con la cual mantuvo una relación hasta su muerte”.

600px-Marie_de_Medici's_marriage
Il matrimonio di Caterina de’ Medici con Enrico II di Francia, Florencia, Galleria degli Uffizi, en depósito, 1600.

Esta situación provocaba que la Reina Madre fuera siempre vista con malos ojos por la corte y la población francesa de entonces. La relación adúltera de su esposo le ocasionó a Catalina grandes golpes emocionales. Sin embargo, y a pesar de la tan complicada relación marital que agobiaba a “La italiana”, como era apodada despectivamente por los franceses; supo manejar la situación y comportarse como toda una dama.

A la muerte de Enrique II, ocasionada por un accidente durante un torneo en el cual participaba, Catalina tomó el mando de Francia. Aunque su hijo, Francisco II, era quien debía de gobernar, su frágil carácter lo hizo cederle el poder a su madre. Una de las primeras acciones que Catalina efectuaría sería  hacerle devolver a Diana de Poitiers las joyas que le habían sido regaladas como resultado de la relación adúltera que mantuvo con Enrique II. Irónicamente Diana resultaría ser prima lejana de  Catalina.

REINA AL FIN

Sus hijos, Francisco II y Carlos IX, serían entonces los futuros herederos al trono; lamentablemente ninguno viviría más que la madre y ninguno tendrían el carácter necesario para gobernar. Durante los años de vida de ambos hijos en el trono fue Catalina quien se hizo cargo de Francia.

Durante la carrera política de Catalina su principal conflicto fue el de controlar las guerras civiles ocasionadas por la intolerancia que existía entre católicos y protestantes. Una de las decisiones que tomó hábilmente fue  casar a su hija Margarita con Enrique de Navarra con la intención de apaciguar las aguas ya que Enrique era protestante, y la princesa católica. Similar fue la intención con su hijo Enrique III y la reina Isabel I de Inglaterra, lamentablemente para ella el plan nunca se vio efectuado.

Finalmente y dado a que Enrique III no contaba con hijos; y Francisco de Anjou (el cuarto hijo varón) muere sin descendencia; la corona pasaba a manos de Enrique, Rey de Navarra; y Margarita de Medici.

LA MUJER

Catalina fue apodada por lo francés como Madame Serpent por el supuesto envenenamiento que ella ordenaría contra Francisco I. Era una mujer inteligente, astuta y bien instruida. Hablaba italiano, francés y latín; así como también contaba con conocimientos de griego. Su intelecto abarcaba desde política, poesía, filosofía y música.

IMG_4655-01-1
Palacio de Louvre

Sería ella quien haría terminar de construir el palacio de Louvre, convirtiéndose en la primera en habitarlo. Mandó a comprar obras de arte, como una estatua de Adonis, e hizo construir el palacio de Tullerias. Fue de las primeras en querer imponer hábitos de higiene a una sociedad poco pulcra. Su obsesión con la astrología la llevó a no tomar ninguna decisión importante sin antes haber consultado a los astros.

Fuentes:

De Medici, Lorenzo. 2002. Los Medicis Nuestra Historia., 113 – 142.  Autobiografía Zeta de Bolsillo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: